TI en Números

Al tratarse de una industria altamente dependiente de la creatividad, es menester aprovechar la oportunidad para el desarrollo de videojuegos desde un ámbito nacional, local e incluso comunitario, para su oferta en los mercados regionales e internacionales.

Esta industria como muchas otras que participan en el ecosistema digital han ganado en la profundización y expansión de sus servicios durante el periodo de la pandemia.

Las empresas que han incursionado en este modelo de negocios se han enfocado en, por medio de servicios móviles, como valor agregado u oferta complementaria, fortalecer una línea de negocio principal. Sin embargo, los nuevos operadores lanzados desde entonces utilizaban las redes de los operadores establecidos en México.

La menor derrama salarial y la afectación de negocios, junto con la parálisis social y económica, ha deprimido y contenido tanto su demanda como el acceso a su oferta entre los hogares y las empresas.

El número de partidas jugadas en plataformas como ArenaGG crecieron 266% respecto a marzo, o las reproducciones de la OTT de videojuegos y entretenimiento UBEAT aumentaron 64%.

Será momento de que las empresas y las plataformas de comercio electrónico asistan a los no usuarios, coadyuven a su educación digital y provean de mecanismos que les permitan aprender a utilizar estas herramientas que pueden ser vitales para prevenir y contener la curva de contagios. 

Desde los primeros meses de 2020, el regulador deberá buscar la concreción de la competencia basada en la regulación asimétrica de preponderancia, como la mejor vía conocida para romper la rigidez estructural de la concentración de mercado de la que goza el preponderante, con los consecuentes efectos nocivos.