El uso de apps que reducen la brecha de interacción humana, que habilitan el acceso a entretenimiento por la vía digital, así como a contenidos informativos, culturales y educativos registra un impulso, como consecuencia del denominado “empujón digital” provocado por el confinamiento social. 

 

En el curso de la pandemia que vivimos y padecemos a nivel global, se ha intensificado el uso de las redes de telecomunicaciones para el acceso a aplicaciones de comunicación de voz, texto y de video, comercio electrónico (en general y móvil), entretenimiento audiovisual, entrega a domicilio, así como aquellas de productividad y educación.

Ello al trasladar la operación social, productiva, cultural y educativa al espacio individual o nuclear de las personas, nuestros hogares, por la recomendada parálisis social, la contingencia sanitaria y su consecuente confinamiento.

Las redes han dado soporte esencial a estas actividades de conectividad y han demostrado su robustez en términos de capacidad, velocidad, latencia y consistencia en la provisión de servicios de voz y datos.

Esta circunstancia ha impulsado el tráfico de diversas aplicaciones y servicios, especialmente aquellas disponibles en Internet para una diversidad de dispositivos como computadoras, tabletas, pantallas inteligentes, Smartphones, entre otros.

Intensificación del Uso de Aplicaciones en Smartphones

Al analizar en específico a los usuarios de teléfonos inteligentes o Smartphones, destaca el crecimiento en el acceso y uso de redes sociales, aplicaciones de video, juegos, y significativamente aquellas de llamadas de audio y video.

 apps pandemia

En números, la mayor disponibilidad de tiempo para el ocio dentro del hogar impulsó en 5 puntos porcentuales el uso de redes sociales en Smartphones en los últimos seis meses, al pasar de registrar una razón de 71% en el cuarto trimestre de 2019 (4T-2019) a 76% de los usuarios durante el segundo trimestre de 2020 (2T-2020).

Las crecientes capacidades de navegación (en muchos casos ilimitadas) ofrecidas por los operadores móviles en estas plataformas ha favorecido su uso, especialmente en tiempos pandémicos.

La búsqueda de alternativas de entretenimiento digital se ha traducido en un ascenso en el tráfico de aplicaciones de video, tal que 42% de los usuarios de Smartphones ven contenidos audiovisuales en sus pantallas. Este nivel es 4 puntos porcentuales (pp) superior al registrado seis meses atrás, en el 4T-2019.

Jugar no es Cosa de Niños…Sino de Salud

Otra forma de entretenimiento que ha tomado impulso es la descarga y uso de aplicaciones de juego en smartphones, actividad recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en esta crisis global de salud, que incluso ha registrado niveles máximos históricos en plataformas digitales y tiendas de aplicaciones.

El volumen de usuarios de smartphones que juegan en línea (exclusivamente juegos que requieren acceso a Internet) en sus dispositivos móviles ascendió a 20% del total a la primera mitad de 2020, es decir, 7 pp. más que al cierre del año pasado.

Por otro lado, la recién ampliada oferta de aplicaciones de llamadas de voz y video, con la llegada de nuevos jugadores (Messenger Rooms y WhatsApp Grupal de Facebook), el mayor aprovechamiento de otras plataformas ya establecidas (Zoom, WebEx y Skype), así como el acceso libre a aquellas especializadas (Microsoft Teams y Google Meet); ha detonado su uso en smartphones.

Es así como la proporción de usuarios de estos dispositivos que hicieron uso de aplicaciones de llamadas ascendió a 40% del total, 21 pp. más frente a la cifra correspondiente al 4T-2019.

Aceleración en la Adopción Digital

En lo que va de la primera mitad del año, casi en su totalidad en periodo de pandemia y aislamiento social, se ha ampliado el valor y la esencialidad del acceso a la conectividad entre las personas y familias mexicanas.

Así también, el uso de aplicaciones que reducen la brecha de interacción humana, que habilitan el acceso a entretenimiento por la vía digital, así como a contenidos informativos, culturales y educativos registra un impulso, como consecuencia del denominado “empujón digital” provocado por el confinamiento social.

Sin duda, el consumo de contenidos y el uso de herramientas de conectividad no regresará a los niveles previos a la pandemia. Esta ha provocado una aceleración en la adopción digital, que ha llegado para quedarse.