VoLTE y KaiOS serán decisivos en democratizar el acceso a Internet en los próximos años, previo a 5G.

En la pasada edición del GSMA Mobile 360°, MediaTek destacó que en general, entre 15 y 20% de la población en América Latina no posee con un dispositivo móvil y que un porcentaje similar cuenta con un teléfono 2G, de manera que carece de un acceso a Internet. 

Durante su participación en el evento, Hugo Simg, director de Desarrollo de Negocios para MediaTek en América Latina, señaló que tener un smartphone es vital para acceder a Internet, ya que 80% de los internautas ingresan desde sus teléfonos. Hugo Simg MTK3

El directivo presentó un panorama sobre la implementación de novedosas tecnologías que incrementan la conectividad y contribuyen a reducir la brecha digital en América Latina y países emergentes. Destacó que VoLTE y KaiOS serán decisivos en democratizar el acceso a Internet en los próximos años, como antesala al 5G

Respecto de la transición a redes 5G, Simg explicó que la mayoría de los operadores en América Latina ofrecen servicio móvil en muchas y muy variadas tecnologías: 2G, 2.5G Edge, 3G, HSDPA, HSPA+ y 4G LTE, y que algunos ya iniciaron pruebas de 5G, mientras que otros están en etapa de evaluación. Precisó que para tener una red 5G, además de un gran capital para invertir, se requiere de tener bandas de espectro disponible, en este sentido, algunos operadores ya tienen definido un espacio asignado, y otros están en espera de que surja alguna licitación de espectro, y otros sólo están evaluando y observan lo que hacen otros, ya que lo consideran como un acontecimiento lejano.

“Si el objetivo es la democratización de la tecnología, se debe ofrecer un servicio más accesible a las personas más vulnerables económicamente, para que puedan tener acceso a aplicaciones de comunicación, de entretenimiento, educativas, de productividad, etcétera. Y aquí es donde LTE y VoLTE (voz sobre LTE) puede jugar un papel importante, ya que se ha comprobado que el costo por Megabyte de transmisión de datos es más de ocho veces más barato que en 3G, por ejemplo”, explicó.

En cuanto a la tecnología VoLTE, Hugo Simg señaló que a la fecha 253 operadores en 113 países están invirtiendo en voz sobre LTE y 184 operadores han lanzado el servicio de voz en alta definición en 87 países, cifra que aumentará ya que más operadores van por ese camino.

Destacó que VoLTE, además de ofrecer una mejor eficiencia espectral y una mejor ocupación de red, conecta las llamadas más rápidamente, aún bajo diferentes escenarios cuando se aleja de la radio base y la señal recibida es cada vez menor, en comparación con una llamada de 3G. “A menor frecuencia mejor propagación de la señal y consecuentemente mayor alcance. Sin embargo, en áreas urbanas con mayor densidad de subscriptores, VoLTE en 2600 MHz logra una mejor cobertura que 1800 MHz”.

Al respecto, el directivo indica que la clave es la reasignación de espectro antes de llegar a 5G y mover los servicios de generación más temprana a bandas más bajas, para tener mejor cobertura; lo que permite ofrecer precios más bajos por el Internet móvil.

Otra de las tenologías que resalto MediaTek fue el sistema operativo liviano KaiOS, Para basado en Linux que proporciona una solución amigable, basada en tecnología Web, optimizado para usar menos cantidad de memoria, con interfaz de teclado y pantallas de 2.4”.

Explicó que estos equipos, sencillos y de bajo costo, brindan una experiencia enriquecida, mejor que los actuales teléfonos 2G, y que habilita el uso de aplicaciones y búsqueda de contenido, así como tener servicios IMS como voz sobre LTE y voz sobre WiFi, y soporte para “push to talk”.

Este tipo de dispositivos ya se utilizan en India, funcionando más de 70 millones con el operador Reliance Jio, ya que son teléfonos de muy bajo costo y la oferta comercial de datos está al alcance de la población más vulnerable.

Con la oferta de este tipo de dispositivos, el operador podrá realizar una mejor reasignación de su espectro, podrá ofrecer servicio a más suscriptores en el mismo ancho de banda 2G, y reducir sus gastos de operación y mantenimiento de redes, incrementar sus ingresos por usuario y así poder estar preparado para 5G. Mientras que el usuario podrá comprar un teléfono con acceso a datos e Internet a un menor precio, con la posibilidad de acceder a paquetes de servicio de datos, descargar aplicaciones, obtener una mejor calidad de voz en alta definición y contar con una muy buena cobertura.