Los países deben realizar mejoras básicas en términos de acceso a la igualdad de derechos legales y educación, aceptación de empoderamiento social y económico para tener éxito.

Estados Unidos, Australia y Suecia son los mejores países para el emprendurismo femenino, de acuerdo con el segundo estudio de Género  Global Entrepreneurship and Development Index (GEDI) que revela que más de 75% de los países que participan en las encuestan, no cumplen con las condiciones más fundamentales requeridas para que las mujeres empresarias prosperen.

El estudio de Dell indica que, para resolver esta situación, las autoridades deben esforzarse más; de entre los 17 países incluidos tanto en el 2013 y 2014 en el informe, sólo 4 incrementaron sus clasificaciones (Japón, Brasil , India y Reino Unido), 4 lo redujeron (Malasia, Egipto, Marruecos y México) y el resto quedaron en la posición similar.

Para el estudio de este año, el índice pasó de 17 a 30 países y agregó nuevos indicadores. El objetivo de la investigación es convertirse en una herramienta para orientar a los dirigentes, los políticos y legisladores en la identificación de fortalezas y debilidades en el país, así como el desarrollo de estrategias para crear condiciones favorables en los países para que las empresas fundadas por mujeres.DWEN-Infographic-1

Ruta Aidis, directora de Proyecto para GEDI,  comentó que para aprovechar el potencial de los países de bajo rendimiento, se requieren mejoras básicas en términos de acceso a la igualdad de derechos legales y educación, así como la aceptación de empoderamiento social y económico de las mujeres.

Los resultados del estudio son:

  • El acceso al capital sigue siendo crucial. El acceso a una cuenta bancaria formal es fundamental para las empresarias, porque es un precursor necesario para el financiamiento   (préstamos bancarios, líneas de crédito, etc). En 14 de los 30 países, 50% o más de la población femenina no tienen cuentas bancarias, con las disparidades de género es más alto en Turquía, donde hay cerca de una diferencia de 50% entre los hombres y las mujeres con cuentas bancarias. En nivel mundial, las mujeres reciben menos financiamiento externo para sus negocios que los hombres.
  • Muchas industrias son dominadas por los hombres. Ocupan la mayoría de los puestos que existen o se separan por empleos “femeninos” y empleos “masculinos”, en la economía de un país, no sólo contribuye a la brecha salarial de género, pero también da lugar a la concentración de la actividad empresarial de las mujeres en sectores específicos, lo cual puede ser perjudicial para la plena utilización de la innovación. De los 30 países, sólo 8 recibieron una proporción equilibrada en general en todos los sectores de empleo, y en la India y Pakistán, el empleo formal es altamente segregado por sexos que no hay sectores de empleo que se encuentren en equilibrio.
  • La actividad empresarial femenina va en aumento en los mercados emergentes. A pesar de ser clasificado como de mejor desempeño y caracterizado por entornos empresariales globales favorables, la percepción de oportunidad es bastante bajo en Estados Unidos y Europa, con menos de 1/3 de la población femenina se mide la identificación de oportunidades de negocio. En África, la cifra alcanza 69%. Ghana tiene startups con más mujeres que hombres en una proporción de 121 a 100. Los países de América Latina y el Caribe también presentan tasas elevadas, con un promedio regional de 84 mujeres por cada 100 varones que tienen startups.
  • Son necesarias más mujeres que vayan hacia arriba. Aun cuando el ambiente de negocios es correcto, las normas sociales pueden afectar el apoyo general de la sociedad para las mujeres como empresarias y su acceso a experiencias como los tomadores de decisiones y líderes. Sólo 5 países tienen 40% o más en puestos gerenciales  femeninos (Jamaica, Ghana , Panamá , Estados Unidos y Nigeria), y en 4 países el porcentaje de mujeres es de 10% o menos: Corea del Sur (10%), Turquía (10%), Japón (9%) y Pakistán (3%). La educación es la base de la iniciativa empresarial de alto potencial, la experiencia de gestión ofrece a las mujeres habilidades adicionales , experiencia y redes que facilitan el éxito empresariado femenino.
  • Los derechos de las mujeres deben ser tratados primero. En 22 de los 30 países, las mujeres casadas tienen menos derechos que los hombres casados; en 21 países las mujeres no tienen el mismo acceso al empleo que los hombres, y en 8 países, las mujeres no gozan de la misma el acceso legal a la propiedad que los hombres.

DWEN-Infographic-4