Para 57% de los CIO’s, sus proyectos son inmanejables, vergonzosos o fracaso total; asimismo indican que después de la entrega final del proyecto subcontratado, es necesario realizar ajustes adicionales “en casa”.

48% de los proyectos de prueba y desarrollo se subcontrata, siendo una tendencia que aumentará 14.4% en los dos próximos años; sin embargo, 31% de los proyectos subcontratados tienen fallas en los niveles de servicio o el plazo de entrega y 23 % no ha cumplido los requisitos finales, lo que pone en peligro 31% de los puestos de trabajo de los CIO, de acuerdo con un estudio global de Vanson Bourne y Borland.

57% de los 590 CIO y directores de TI encuestados en nueve países de todo el mundo, calificó algunos de sus proyectos subcontratados de testing de desarrollo como “inmanejables”, “una vergüenza”, “una pesadilla” o “un fracaso total”.

55% comentó que los cambios constantes en los requisitos son la principal causa del fracaso o incumplimiento de los proyectos; y comentan que 47% de las empresas cambian la especificación del trabajo realizado por su proveedor subcontratado por lo menos dos veces al mes o con mayor frecuencia.

El estudio indico que 81% de los encuestados no están totalmente seguros de su capacidad para documentar y comunicar claramente los requisitos del proyecto a los proveedores de outsourcing desde el principio.

Asimismo, se destaca que menos de la mitad de los CIO utilizan una herramienta de software específica para definir los requisitos, actividad en la que la mayoría confesó utilizar hojas de cálculo como Excel y documentos Word para transmitir sus necesidades.

37% consideró que podían manejar eficientemente la variabilidad, la variedad y el cambio en contratos externos; 27% señaló que los proveedores de outsourcing son quienes gestionan estos cambios. 

85% precisó que identificar y compartir las necesidades con una gran variedad de partes interesadas, agrega complejidad y aumenta la probabilidad de presentar problemas o fracasar con el proyecto.

El estudio precisa que los CIO destacan que 68% de los proveedores de outsourcing analizan su viabilidad hasta que el proyecto está en marcha y sólo 15 % de ellos es capaz de revisar y proponer cambios a los requisitos originales desde el principio de un proyecto.

96% de los CIO’s dijo que estas solicitudes de cambio generan gastos imprevistos, que sólo uno de cada tres CIO consideró justificables o razonables.

84% de los CIO afirmó que la externalización del testing de los proyectos de desarrollo había tenido consecuencias negativas para sus empresas, entre las que destacaron el retraso en la entrega de productos a los clientes (39%), la capacidad de proteger la propiedad intelectual de la empresa (29%), la reputación (25%) y el impacto en las ventas (12%).

Otro de los puntos en los que coincidieron los CIO’s es que después de la entrega final del proyecto subcontratado, es necesario realizar ajustes adicionales “en casa”.