La salud, la familia, el trabajo y la higiene se han convertido en factores fundamentales en la vida de los empleados y las empresas necesitan implementar nuevas prácticas que permitan atender las nuevas necesidades que esta nueva normalidad exige. 

 

 

Indeed logoLa crisis sanitaria provocada por el COVID-19 tuvo consecuencias inmediatas en la economía y por ende el mercado laboral que fue uno de los más afectados. Durante 2020, millones de trabajadores y empresas se vieron afectados ante el repentino cambio en sus actividades cotidianas y la inminente necesidad de adoptar nuevas modalidades para continuar operando.

 

En este sentido, para los empleados el 2020 no sólo representó un año retador sino también fue un año de aprendizajes, ya que la vida laboral y profesional no solo tuvieron que congeniar bajo un mismo techo, sino que también adquirieron un nuevo significado.

De acuerdo con una encuesta “Optimismo en el mercado laboral 2021” elaborada por Indeed, 37% de los empleados mexicanos encuestados dijo que su situación personal mejoró a lo largo del 2020, ya que 53% afirmó que el confinamiento le permitió pasar más tiempo con su familia, 37% resaltó sentirse feliz con el trabajo desde casa y 25% afirmó que mejoró su equilibrio laboral y personal.

Por su parte, 82% dijo que durante el 2020 se dieron cuenta de que el trabajo era más importante que nunca y que para 2021, tener un empleo seguro y estable se convertiría en una de las principales prioridades, sobre todo en hombres y mujeres de entre 35 y 44 años.

Asimismo, 78% afirmó que la pandemia representó una experiencia valiosa de aprendizaje en su carrera profesional, mientras que un 76% declaró que como empleados unieron esfuerzos y ayudaron a la compañía a sortear la crisis derivada de la pandemia. Esto último apunta a la gran unión que tienen los mexicanos y su capacidad para hacer frente ante situaciones difíciles.

Adopción de nuevas prácticas para 2021

Sin duda el 2020 representó una transformación para el ámbito laboral, y ante la llegada de un nuevo año en el que el empleo comienza a tener una recuperación, la adopción de nuevas prácticas por parte de las empresas y de los empleados es una necesidad.

 

Datos arrojados por la misma encuesta resaltan que 71% de los trabajadores mexicanos, incluyendo todas las edades, regiones e industrias, darán más importancia a la higiene, salud y seguridad en el trabajo y un 37% al bienestar y a la salud mental. Asimismo, 27% dijo que el trabajo tendrá un enfoque más humano, 22% apuesta porque los empleadores permitan opciones de trabajo más flexibles y 19% dijo que los empleadores adoptarán medidas modernas, como una semana laboral de cuatro días, concesión de vacaciones ilimitadas y años sabáticos sin goce de sueldo.

Dicha encuesta también brinda un panorama sobre cómo ven los empleadores el regreso a los lugares de trabajo y cuáles son las nuevas prácticas que adoptarán las empresas del país.

En este sentido, 89% de los encuestados declaró que su empresa está preparada para implementar medidas de seguridad contra el COVID-19 en los lugares de trabajo, mientras que sólo 5% no lo está. Los resultados destacan que el 100% de los encuestados en las regiones de Baja California Norte y Yucatán dijeron estar preparados para esto, 94% en el norte del país y 88% en el centro de México.

Acerca de las nuevas políticas y medidas que se planean implementar para este nuevo año, 66% de los empleadores encuestados dijo que habrá una mejora de las opciones de trabajo flexible y 65% aumentará las opciones de trabajo en casa.

 

Asimismo, 73% implementará recordatorios de la higiene y uso de mascarilla, 65% de distanciamiento social, 63% realizará comprobaciones de temperatura y solo 14% reducirá los espacios de trabajo. En cuanto apoyo a la salud de los empleados, 47% incluirá asistencia a la salud mental, 38% incluirá nuevos beneficios y ventajas y 27% mejorará los paquetes de beneficios.

Hoy, la salud, la familia, el trabajo y la higiene se han convertido en factores fundamentales en la vida de los empleados y las empresas necesitan implementar nuevas prácticas que permitan atender las nuevas necesidades que esta nueva normalidad exige. Esto no solo formará parte de la recuperación del mercado laboral este 2021 sino también del futuro del trabajo a largo plazo.