A través de los gamers de Fordzilla se busca sensibilizar a los jóvenes de los riesgos de conducir en condiciones que pueden causar la muerte.

 

Ford Fund y Global Giving trabajaron con los jugadores de Fordzilla para el programa Driving Skills for Life en Europa, en donde los corredores virtuales probaron tres trajes diseñados que replican los efectos de la bebida y el sueño al manejar, con el objetivo de conocer cómo afectan estos factores en la conducción. image009

 

A través de efectos visuales, de peso y de sonido, los trajes imitan el impacto que sufriría una persona en estados de embriaguez, resaca o cansancio. Tras haber conducido una vuelta sobrios, cada piloto portó uno de los trajes para conducir la misma vuelta en estas condiciones, con notables consecuencias.

La ceguera momentánea del traje de sueño provocó varias caídas, la doble visión del traje de efectos bajo el alcohol llevó a una conducción realmente imprecisa, y el de la resaca provocó importantes errores que acabaron en choques, que muy posiblemente serían mortales en la vida real.

 

Ford Fund, a través de Ford Driving Skills, ha ejecutado este tipo de iniciativas durante varios años para reflejar de forma tangible los efectos de esta clase de condiciones y planea seguir haciéndolo para ayudar a educar a los conductores más jóvenes. En Europa, los accidentes en carretera son una de las mayores causas externas de muerte entre los jóvenes de 15 a 25 años. En primer lugar, debido a distracciones como la música, pasajeros o teléfonos; en segundo lugar, a causa de bebidas y drogas. 

 

Driving Skills for Life es un programa para promover la educación por una conducción más segura entre jóvenes, lanzado en el 2003 en Estados Unidos. Se lanzó en Europa en el 2013 y, desde entonces, ha realizado múltiples eventos de formación en muchos países europeos, proporcionando instrucción de conducción profesional a miles de jóvenes conductores. En México, se implementó en el 2015 y, hasta ahora, ha beneficiado a 24,167 estudiantes mediante prácticas y conferencias en 12 estados alrededor del país.

 

Respecto de los trajes de simulación de Ford, los ingenieros y diseñadores de Ford usaron los trajes de simulación de embarazo y la tercera edad para garantizar vehículos que sean utilizables y seguros para todos. El traje para dormir, la resaca y el traje bajo los efectos del alcohol se inspiraron en ellos, pero se desarrollaron en conjunto con el Instituto Meyer-Henschel para fines educativos.

 

La fatiga, los mareos, las punzadas en la cabeza y la dificultad para concentrarse pueden hacer que conducir en una situación de resaca, es tan arriesgado como hacerlo bajo los efectos del alcohol, aunque el conductor no supere el límite legal de alcoholemia. El traje de resaca utiliza pesas, un chaleco especial, gorra, gafas y audífonos para replicar los síntomas.

 

Traje en estado de embriaguez. Alrededor de 25% de las muertes en carretera en Europa están relacionadas con el alcohol y más de 1/3 de los jóvenes admiten haber subido a un auto cuyo conductor estaba bajo sus efectos. Este traje hace que tareas sencillas en la conducción, como seguir en línea recta, sean mucho más difíciles para los pilotos.

 

Traje de sueño/cansancio. La fatiga es un factor importante en uno de cada cinco accidentes de tráfico. Permanecer despierto durante periodos superiores a 18 hrs, incluso puede afectar hasta el grado de superar el límite de alcoholemia en algunos países.  Unas pesas y gafas especiales replican estos efectos.