La guía ayuda a mejorar la seguridad de los pagos en línea, para acelerar la adopción de los últimos estándares de protección para el comercio electrónico.

Mastercard presentó una nueva guía para ayudar a bancos, comercios y socios a incrementar la seguridad de los pagos en línea, que ayudará a mejorar la experiencia del consumidor a través de un amplio conjunto de iniciativas y servicios de seguridad basados ​​en tecnologías innovadoras.

La Guía de Seguridad Digital (Digital Security Roadmap) de Mastercard proporcionará un conjunto de iniciativas, lineamientos y herramientas para bancos y comercios en América Latina y el Caribe. Asimismo, la iniciativa incluirá asociaciones con gobiernos y reguladores, talleres educativos con bancos y comerciantes, y el lanzamiento de nuevas tecnologías y servicios relacionados con la seguridad en línea. MC PY 01026 1280x1280

Jeff Wilson, vicepresidente Ejecutivo de Servicios de Mastercard en LAC, precisó que conforme el comercio electrónico crece en la región, desean pasar de jugar a la defensiva a ser proactivos cuando en cuanto a la seguridad en línea, para reducir los niveles de fraude y garantizar una mejor experiencia para el consumidor.

La Guía de Seguridad Digital se enfocará principalmente en acelerar la adopción de tecnologías de autenticación y tokenización en 2019.

Las tecnologías de autenticación permiten a los comerciantes y bancos garantizar que los compradores en línea sean quienes dicen ser; para agosto, Mastercard proporcionará a los bancos un nuevo servicio de detección de fraude y sistema de decisión basado en la inteligencia artificial. La solución Decision Intelligence está diseñada para medir el nivel de riesgo de una transacción y ayudar a los bancos a incrementar la precisión de las aprobaciones de pago.

A partir de febrero de 2019, los consumidores de LAC no deberán hacer nada cuando su tarjeta haya caducado, ya que Mastercard comunicará de forma segura los nuevos detalles de la tarjeta de los consumidores a sus comerciantes preferidos (Automatic Billing Updater) y, si el consumidor lo solicita, bloqueará las transacciones no relevantes.

Respecto de la tokenización, la tecnología puede ayudar a los clientes a mantener seguros los datos personales al reemplazarlos por un número alternativo ("token"), un conjunto de 16 dígitos que emula el número real de la tarjeta. En el caso de haber un robo de datos, los estafadores solo tendrían acceso al “token” en lugar de la información de pago del consumidor, reduciendo la probabilidad de fraude.