Captar buenos retratos puede suponer todo un reto. Este tipo de fotografías se pueden sacar con todo tipo de cámaras, sin embargo, los apasionados de la fotografía prefieren utilizar una cámara réflex digital para tener un mayor control y así poder sacar su lado más creativo.

Captar buenos retratos, especialmente en la calle, puede suponer todo un reto. Hay muchas variables, desde garantizar que la iluminación sea la correcta hasta poder acercarse al objeto o persona, así como el rápido y correcto uso de la cámara. Este tipo de fotografías se pueden sacar con todo tipo de cámaras, sin embargo, los apasionados de la fotografía prefieren utilizar una cámara réflex digital para tener un mayor control y así poder sacar su lado más creativo. image 15

Con motivo de la celebración del Día del Fotógrafo el 21 de septiembre, compartimos cinco útiles sugerencias que serán de mucha ayuda para quienes quieran llevar sus fotografías de retrato al siguiente nivel.

1. Usar la compensación de exposición en los retratos

La compensación de exposición puede sonar como algo complejo, pero es simplemente una forma de hacer que el motivo de la fotografía aparezca más claro u oscuro. Esto es particularmente útil a la hora de captar los tonos de piel claros y también para asegurarse de que los sujetos no parezcan difuminados o para captar los tonos de piel más obscuros y que luzcan naturales.

Casi todas las cámaras réflex digitales y la mayoría de cámaras compactas, cuentan con ajuste de compensación de exposición.

2. Acercarse

Suena sencillo, pero acercarse al sujeto puede ser el mayor reto, especialmente si se trata de un extraño o de alguien que se mueve mucho. Sin embargo, al acercar físicamente la cámara se puede transformar en un retrato con la intensidad de la expresión facial del sujeto, las líneas de expresión de la cara o el destello de los ojos.

Si se desea capturar a personas desconocidas en la calle, lo ideal es pedirles permiso, a menudo se sentirán halagados de que se les pregunte y además, esto dará más tiempo para configurar el encuadre.

3. Fotos espontáneas 

Para captar retratos espontáneos y de aspecto natural, es recomendable hacer un par de fotos antes y después de que el sujeto esté preparado para posar. Los sujetos se sentirán más cómodos y se tendrán muchas más posibilidades de captar su sonrisa natural o la mirada traviesa de un niño sin que se lo espere.

Si la cámara tiene modo de disparos en serie o de ráfaga, es momento de ponerlo a prueba. También se recomienda utilizar un objetivo telefoto y disparar a una mayor distancia para que los retratos parezcan menos forzados y más naturales.  

image 14

4. El contexto

Un retrato de una persona que se encuentre en su entorno habitual dice más a la hora de contar una historia que un simple primer plano. Por ejemplo, se puede utilizar un objetivo gran angular para hacer una foto de un chef trabajando en su cocina o captar a un granjero en un campo lleno de vacas.

El objetivo de lo antes mencionado es captar una imagen de gran potencia visual, añadir una capa de significado y animar a los espectadores para que quieran obtener más información.

5. Experimentar

Además de ajustar la configuración de la cámara, se debe tener en cuenta algunas formas muy sencillas de añadir interés y crear impacto en los retratos. Por ejemplo, se puede pedir al sujeto que mire algún punto en la distancia, lejos de la cámara, o a algo dentro del encuadre en lugar de mirarte fijamente a quien esté haciendo la fotografía.

Las reglas se hicieron para desafiarlas, por lo que se vale romper las reglas de composición haciendo que el sujeto llene por completo el centro del encuadre. También se puede probar con la velocidad de obturación lenta, las sombras y la retroiluminación para dar un toque especial a los retratos. El objetivo es experimentar, aprender y obtener resultados que plasmen lo que se quiere comunicar.