Mientras nos presumen de contar con 4G, en México sólo llegamos a 3.5G; en la realidad, los operadores estiman que para el 2012, en México ya tengamos servicios de alta velocidad.

 

megc_2Es un hecho que los usuarios móviles deseamos mejores experiencias al utilizar nuestros smartphones y acceder a nuestras aplicaciones rápidamente en todo momento. Con las redes móviles existentes, esto se logra medianamente, ya sea porque no en todas las zonas del país existe buena señal; porque tenemos un teléfono que pudiera o no soportar las aplicaciones, o porque no todos tienen contratado un plan de datos móviles.


 

Poco importa no contar con excelentes servicios de voz y datos, la era digital nos exige tomar el tren que avanza velozmente hacia las nuevas tecnologías de comunicación, y nos dejamos enganchar con los mensajes de los proveedores, quienes en su lucha por tener más ingresos, nos venden la idea de tener redes de primer mundo, con grandes capacidades de velocidad. Diríamos, ya estamos en 4G; sin embargo, esto no es así, aunque para allá vamos.


 

Como sabemos, la tecnología estándar que soporta las comunicaciones móviles de Cuarta generación es llamada Long Term Evolution (LTE) que sigue a las actuales GSM /EDGE y UMTS /HSxPA, que hoy poseen más de 85% de todos los suscriptores de telefonía móvil, en el Mundo.


 

¿Por qué crear una nueva tecnología móvil? La evolución hacia LTE se debe a la necesidad de mayor capacidad de datos y más eficiencia del espectro, y el requerimiento de contar con un sistema optimizado de conmutación de paquetes, lo que significa evolucionar hacia un sólo sistema de paquetes UMTS.


 

Además, para los operadores es imperante ofrecer alta calidad de servicios, utilizando las frecuencias licenciadas, que les permitirán contar con una infraestructura más barata, con una arquitectura más simple con menos elementos de la red, que reducirá al mismo tiempo, la lentitud del transporte en la ida y vuelta de paquetes.


 

En México, los operadores participantes están decididos a implementar redes LTE, para ofrecer mayor capacidad y velocidad a sus usuarios. A la fecha, los mexicanos contamos con servicios de 3G y 3.5G sobre las redes que operan: HSDPA (que funciona con Telcel desde el 2008) (en servicio con Movistar desde 2009); CDMA (EvDO) con Iusacell y HSPA+ (lanzada en noviembre del 2010 por la empresa de Grupo Salinas) y también, recientemente, lanzada por Telefónica y Telcel).


hspa_en_latam

 

Datos de 4G Americas indican que tanto Telcel como Movistar están realizando pruebas sobre las capacidades de redes LTE; mientras que Iusacell si planea lanzar sus servicios sobre LTE, más no tiene definido cuando sería; por su parte, Nextel podrían implementar la tecnología LTE sobre la banda de 1.7GHz.


 

En países de Europa, Asia y América, los usuarios ya cuentan con las ventajas de las redes 4G; en varios países se lanzaron en 2010:  CSL New World en Hong Kong; NTT DoCoMo en Japón desde diciembre de 2010; Polonia con Centernet Wrodzinie y Mobyland /Eutelia; T-Mobile y A1 Telekom en Australia; con TeliaSonera y Elisa en Finlandia; en Alemania con Vodafone D2; Metro PCS (CDMA) en Estados Unidos (septiembre 2010) y Verizon Wireless (diciembre 2010); y desde 2009 en Noruega (Netcom/Telia Sonera) y Suecia con TeliaSonera Sweden; mientras que Rogers Wireless Communications en Canadá la lanzó en julio de este año; entre otros más países.


 

Cabe mencionar que mientras se da esta migración a redes LTE, los equipos diseñados para las diferentes redes convergen en las redes disponibles, HSPA y HSPA+, aunque al intentar conectarte a otras redes más novedosas puedes experimentar una lenta descarga.


 

Para los usuarios, los principales retos de la tecnología LTE están suscribers_3gppen tener un buen precio por los servicios; contar con Internet total y multimedia; mientras que para los operadores, los desafíos se centran en reducir el precio por bit, ofrecer altos rangos de datos y tener baja latencia del tráfico.

 


Y como se mencionó anteriormente, es prescindible tener dispositivos que soporten el contenido y aplicaciones que deseamos manejar, es decir que trabajen sobre redes HSPA+ y LTE, de lo contrario, no se podrán experimentar las ventajas en velocidades de conectividad.


 

Así, aunque las campañas de velocidad nos quieran vendes “las redes más veloces de México 4G” aún nos falta, seguimos en 3G y 3.5G.

 


¡La tecnología es una adicción!


 

No olvides seguinos en twitter @Addictware y www.facebook.com/Addictware