Síguenos en

  RSS Google + Facebook Twitter

Addictware Logo

 

La Transformación Digital no se logrará si las organizaciones no hacen cambios profundos en la forma en la que sus empleados abordan los diferentes roles y actividades que les corresponden, y si no adaptan la dinámica operacional hacia la colaboración y el enfoque al cliente.

vitaly sukhovsky 5Si en la actualidad las empresas de todos giros y tamaños están en búsqueda de lograr convertirse en compañías digitales, es porque han visto que esta tendencia les permite no sólo optimizar su operación y la entrega de servicios, sino además diversificarse, expandirse e incrementar sus ingresos al montarse en la innovación, acelerar su negocio y dejar atrás a sus competidores.

No es casualidad que más de dos terceras partes (69%) de los tomadores de decisión[1] reconozcan que la Transformación Digital es muy importante, o incluso crítica, para que sus organizaciones avancen. Ahora la pregunta no es si conviene o no subirse a la ola de la era digital, sino cómo hacerlo, y para responder a esto hay que tomar en cuenta sus dos elementos básicos: la tecnología y la reinvención de procesos.

Sobre esto último, es bien sabido que la Transformación Digital no se logrará si las organizaciones no hacen cambios profundos en la forma en la que sus empleados abordan los diferentes roles y actividades que les corresponden, y si no adaptan la dinámica operacional hacia la colaboración y el enfoque al cliente, haciendo una revisión de sus niveles de eficiencia y eliminando sus procesos manuales. En otras palabras, si no crean una nueva cultura digital desde su interior.

Con todo, la tecnología también presenta desafíos que es importante tomar en cuenta, considerando que la virtualización y la infraestructura de nube son dos pilares principales en toda estrategia de Transformación Digital, y que para las compañías es elemental contar con un servicio disponible todo el tiempo que el negocio lo requiera.

Dado que son estos hilos los que sostienen la evolución de las organizaciones, a continuación presentamos los cinco retos que pudieran estar frenando los pasos de las empresas hacia su digitalización, desde el punto de vista tecnológico[2].

1.       Brechas de protección. El 82% de las implementaciones y estrategias de virtualización de las empresas han sido impactadas por su solución de protección de datos. Asimismo, siete de cada 10 empresas (72%) admitieron que no pueden proteger sus datos con la suficiente frecuencia para garantizar las expectativas contra la pérdida de datos de sus unidades de negocio.

2.       Bajo nivel de confianza en relación a ambientes virtuales. Sólo 15% de los encuestados dijo estar muy confiado sobre las capacidades actuales de su organización con respecto al respaldo y recuperación de sus máquinas virtuales.

3.       Tiempos muertos no planeados. Dos de cada tres organizaciones (66%) reportaron que sus iniciativas de Transformación Digital se han visto impedidas (sea significativamente o en alguna medida) por el tiempo de inactividad no planeado, o porque la disponibilidad de sus aplicaciones es insuficiente.

4.       Mala disponibilidad. Más de la mitad de los participantes en el reporte (59%) reconoce que su organización tiene una brecha de disponibilidad entre cuán rápido pueden recuperar sus aplicaciones y la velocidad con que necesitan que las aplicaciones sean recuperadas para ser una empresa siempre conectada (Always-On). Los directores de TI han admitido esto por tres años seguidos.

5.       Falta de preparación en torno a la nube. De acuerdo con el Reporte de Disponibilidad de Veeam Software, es un hecho que los servicios en la nube cambiarán la forma en que TI cumple sus metas de producción y de protección, pero también indica que hay que tener presente que no todos los proveedores de protección de datos están listos para la nube.

Estos hallazgos son consistentes con ediciones previas del Estudio de Disponibilidad de Veeam. La tendencia claramente muestra la necesidad de que las empresas evalúen y garanticen la disponibilidad de sus datos y aplicaciones de misión crítica, esenciales no sólo para hacer más eficientes sus ambientes operacionales actuales, sus estrategias de virtualización y los planes de modernización de sus centros de datos, sino también para la puesta en marcha de su Transformación Digital.





Comentarios

Share on Myspace