Los nuevos Steve Jobs ya no están en revistas y en televisión, sino más bien en salas de clases, en videoconferencias y en la calle, a la vista de todos nosotros. 

Luis Esteban Reyes 2Es una pregunta que nos hacemos en forma permanente quienes somos parte de los ecosistemas tecnológicos y digitales de hoy en día. Personalidades como Steve Jobs, Bill Gates, Steve Wozniak o Steve Ballmer son parte de la antigua historia de la informática, una que determinó las bases de la computación moderna. Sin embargo, Steve Jobs falleció hace algunos años y los demás nombres corresponden a personas que prácticamente están retiradas o que aún se les puede ver en el desarrollo de eventos benéficos.

 

Lo cierto es que actualmente existen muchas personas anónimas que están haciendo posible la nueva era de la digitalización, acercando a la sociedad actual a nuevas realidades que eran impensadas hace una década. Las plataformas de streaming, la seguridad biométrica, las soluciones en la nube y las nuevas tecnologías remotas se van actualizando. Casi no nos damos cuenta de aquellas modificaciones, algunas casi imperceptibles en las actualizaciones de nuestros celulares y computadores personales. Pero antes todo era más sellado, tanto en medios como en la opinión pública. Por ejemplo, en los años ochenta se produjo la “guerra de las colas” entre Pepsi y Coca-Cola. Algo similar sucedió con la computación entre Apple y Microsoft. En cambio, hoy todo apunta a la creación de valor en conjunto, lo que es positivo. No obstante, cuesta tener presente o más bien ser consciente de estos cambios.

 

Entonces, si hoy los precursores de la informática y de las tecnologías descritas están trabajando en una forma más anónima, más como parte de las empresas que representan, ¿cómo reconocerlos? y ¿qué están haciendo? La pregunta que tenemos que hacernos es ¿desde dónde surgirán los nuevos Steve Jobs o Bill Gates? Lo cierto es que hoy más que nunca somos una aldea global, una gran masa que no conoce fronteras cuando hablamos de tecnología y de la informática del futuro. Sigue habiendo figuras carismáticas como Elon Musk y Richard Branson, pero la posibilidad de cambiar las realidades que nos rodean es tremendamente democratizante. Cualquier persona desde su casa podría estar creando más innovación que nos acercará a nuevas escalas o espacios evolutivos de la computación, comenta Infor.

 

Es importante tener presente que las RRSS y plataformas como Youtube nos invitan a que seamos los nuevos precursores de la informática, mostrando al mundo los adelantos que soñamos y que buscamos materializar. Me gusta pensar que en este momento hay muchas personas que están desarrollando las nuevas innovaciones como la computación cuántica, entendida como el manejo de datos a velocidades impensadas. Estamos hablando de teorías extensamente abordadas por publicaciones como el MIT Technology Review, las que, en universidades, pequeños y grandes laboratorios, y también en empresas comienzan a ser una realidad.

 

Los nuevos precursores de la informática, de la computación y de la tecnología, en resumen, somos todos nosotros, desde nuestros propios ámbitos de acción. La gente común y corriente está produciendo estos cambios y es relevante que estemos atentos a los pasos de estos nuevos talentos. Los nuevos Steve Jobs ya no están en revistas y en televisión, sino más bien en salas de clases, en videoconferencias y en la calle, a la vista de todos nosotros. ¡Todo hoy es posible y cada uno de nosotros es un precursor!