Con esta guía sabrás en dónde poner especial atención en tus entrevistas de trabajo, si bien un buen CV es importante, tú eres tu mejor carta de presentación y saber expresar realmente quien eres te ayudará a alcanzar tus metas. 

 

Fuiste a la entrevista de trabajo de la empresa de tus sueños, sabías todo sobre la empresa, tu CV era altamente calificado pero, aún así, no pasaste la prueba. Quizás te ganó el nerviosismo o incluso la emoción y dejaste que tu lenguaje corporal te saboteara sin darte cuenta.

 unnamed 66

¿Por qué es importante el lenguaje corporal? Porque refleja la identidad de una persona y nos da pistas sobre sus sentimientos y pensamientos, es por ello que muchos reclutadores prestan especial atención a esto durante una entrevista. Además, no solo te será útil para presentar tu mejor versión, también te ayudará a sentirte más seguro; un estudio de la Universidad de Princeton descubrió que al modificar tu expresión corporal puedes también cambiar tu estado de ánimo.

Para que triunfes en tu próxima entrevista, el curso Comunicación Efectiva: Aprende a hablar en público de Crehana , te da tips básicos para que tu lenguaje corporal te ayude a conseguir ese trabajo que tanto quieres.

1. Un buen apretón de manos. El saludo de mano siempre es parte de la primera impresión. Un saludo firme y decidido marcará un buen inicio para la entrevista; cuando des la mano no olvides mirar a los ojos y proyectar tu mejor sonrisa natural.

 

2. Haz contacto visual. Es importante que mires a los ojos a tu entrevistador cuando habla, esto mostrará interés y empatía, pero recuerda que si miras a los ojos, el resto de tu cuerpo también debe expresar entusiasmo, de lo contrario, la mirada fija puede ser interpretada como una señal de agresión.

3. No cruces los brazos. En el lenguaje corporal la postura de brazos cruzados puede denotar rechazo, desinterés y aburrimiento, así que... ¡evítalo a toda costa!

4. Mantén una buena postura corporal. Se recomienda adoptar una postura neutral: derecho con la espalda recta, pero relajado, no eres un robot. Trata de proyectar confianza y disposición con tu cuerpo. Procura no encorvarte, apoyarte sobre la mesa, ni recostarte hacia atrás en la silla.

5. Sonríe. Nada más agradable que una sonrisa sincera, transmite confianza, seguridad y alegría, ¿quién no quisiera tener a una persona alegre en su equipo? Más allá de la sonrisa, debes tratar de que tu expresión facial en general transmita las ganas que tienes de aprovechar esta oportunidad y la energía positiva que puedes poner en tu trabajo.

6. No te muerdas las uñas o los labios. Al contrario de la sonrisa, esto es típico de una persona ansiosa o nerviosa, y si te muestras así eso puede contagiar al entrevistador o incluso desconcentrarlo.

 

7. Evita los tics nerviosos. Jugar con un objeto, tocarte el pelo y mover la pierna de forma compulsiva son acciones que pueden distraer a tu entrevistador y dejarán una imagen de ti que no es la que buscas. Identifica tus tics y busca soluciones, si sabes que tiendes a jugar con tu cabello, amárralo; si juegas con objetos, trata de no llevarlos a la entrevista y mantén las manos libres; y, si eres de los que mueven las piernas compulsivamente, planta bien los pies en el suelo y concéntrate en no hacerlo en ese momento.

8. Usa el habla colaborativa gestual. Tu actitud es algo que tendrá el mismo peso que tu perfil profesional. Por ello, es importante que seas cortés. Asentir con la cabeza es una forma de decirle a la otra persona que la estás escuchando, del mismo modo que la motivas a que siga hablando. “La risa conjunta significa que la persona está interesada en la conversación”.

9. Haz énfasis con tus manos. A nivel inconsciente, esconder las manos puede denotar que no estás seguro de lo que dices. Sin embargo, cuando muestras tus manos y las utilizas para enfatizar tu discurso, tus argumentos suenan más convincentes y ayudan a que tu discurso sea más comprensible y enfático. Si eres de los que tiende a jugar con objetos, esto te puede ayudar a liberar esa energía en algo que realmente te ayude.

10. “Escucha” con tu cuerpo. No solo se escucha con los oídos, sino también con el cuerpo. Tener tus piernas y torso en dirección al interlocutor en una postura abierta, mirarlo a los ojos y tener una expresión positiva en tu rostro, denotará interés y, por ende, que realmente estás escuchando lo que dice.

Con esta guía sabrás en dónde poner especial atención en tus entrevistas de trabajo, si bien un buen CV es importante, tú eres tu mejor carta de presentación y saber expresar realmente quien eres te ayudará a alcanzar tus metas.