Pasar hasta 12 o 14 horas en el celular o frente a una computadora puede provocar el Síndrome Visual Informático que es desarrollar síntomas de malestar derivados de estas prácticas, como irritación y sequedad de ojos, dolor de cabeza o dificultad para enfocar.

 

El panorama de la salud actual debido a la pandemia de COVID-19 y las acciones tomadas para prevenir contagios, han causado que mucha gente permanezca la mayor parte del tiempo dentro de sus casas, realizando actividades que, en ocasiones, requieren un esfuerzo visual importante, como ver televisión, trabajar con una computadora o leer.

 Dyson

De acuerdo con el Estudio Nacional ¿Cómo usan los mexicanos las redes sociales? los usuarios de estas plataformas en el país pasan entre 6 a 8 horas diarias navegando, lo que significa que pasamos una tercera parte del día en el celular o frente a una computadora. En algunos casos, por cuestiones de trabajo en casa, esta cifra puede aumentar hasta 12 o 14 horas.

Por lo anterior, un alto porcentaje de personas puede desarrollar síntomas de malestar derivados de estas prácticas, tales como irritación y sequedad de ojos, dolor de cabeza o dificultad para enfocar, lo que se conoce como Síndrome Visual Informático. Esto se debe a que, al estar concentrado muchas horas frente a una pantalla o dispositivo sin tomar un descanso, se reduce el parpadeo, el cual cumple la importante función de humectar los ojos.

En adición, otro de los factores que influyen en el daño a la vista (y a todo nuestro organismo) es la iluminación dentro de la casa. Las funciones vitales en nuestro cuerpo tienen una regulación cíclica dependiendo del momento del día en que nos encontremos.

Dichos ciclos se conocen como ritmos circadianos. En ellos, el cuerpo lanza diversas sustancias al torrente sanguíneo, las cuales fomentan la actividad en el día y el descanso durante la noche. La duración de estos ciclos está determinada por las horas de luz natural, y la alteración en este ritmo tiene consecuencias negativas de corto plazo, siendo una de las más graves el desarrollo de padecimientos cardiovasculares.

Sabiendo la importancia de regular la luz en nuestros hogares, es necesario enfocarse en una óptima iluminación del hogar, la cual puedes conseguir por medio de acciones cotidianas y simples, y con soluciones apoyadas por tecnología de última generación.

Pensando en lo anterior, te dejamos estos prácticos consejos que puedes aplicar y que, sin duda, ayudarán a tener la mejor iluminación y adaptarla para realizar cualquier tipo de actividades dentro de casa.

* Ubica correctamente tus espacios. Este es uno de los primeros pasos para tener la iluminación más conveniente en interiores. Conoce a fondo las habitaciones y distribuye los espacios en el hogar. Esto te ayudará a definir el mejor uso para ellos y, por consecuencia, la luz que mejor ayude a lograr tus objetivos y realizar tus actividades, permitiendo el mayor aprovechamiento de cada rincón en una vivienda.

* Permite siempre la entrada de luz. Aunque este punto parece más que obvio, muchas veces no se le da la atención suficiente y se toman decisiones que limitan la cantidad de luz que entra en los espacios, por ejemplo, colocar muebles que tapen las ventanas. Ante ello, la distribución es clave. La recomendación es que dejes abierto cualquier punto de entrada de luz y, con base en su localización, coloca tus muebles y dispositivos necesarios para hacer tus labores.

* El color de la casa influye en la iluminación. La casa es un conjunto de elementos que deben unirse a la perfección para lograr el mejor ambiente. Para lograr la sensación de una mayor iluminación en una vivienda, se sugiere el uso del color blanco o tonalidades más luminosas en paredes y muebles, ya que son los que reflejan más luz.

* Aumenta el número de espejos. Estos objetos te servirán como reflejantes al ponerlos frente al punto de entrada de luz natural e iluminarán más el interior de la casa, además de darte la sensación de agrandar los espacios.

 

Sumado a estos puntos, la iluminación artificial es el mejor complemento para descansar y cuidar tu vista sin dejar de hacer tus obligaciones o pasatiempos favoritos; y para tener la mejor luz artificial, que se adapte a tu forma de vida y que además te permita descansar tu visión, los ingenieros de Dyson han trabajado en la lámpara inteligente Dyson Lightcycle, la cual monitorea la luz natural y se transforma para brindar distintos usos, dando siempre la iluminación adecuada para cualquier momento del día.

La tecnología de sensores de movimiento incluida en la lámpara inteligente Lightcycle, ayuda a ahorrar energía al mismo tiempo que mantiene la iluminación ideal en casa, de acuerdo con factores como la edad, la localización geográfica y las actividades que realizas.

El ajuste automático a la luz natural se hace por medio de la app para dispositivos móviles Dyson Link. Con ella tienes la opción de elegir entre cuatro tipos de iluminación (Estas modalidades son: Luz de estudio (Study), luz de precisión (Precision), modo relax (Relax) y luz para levantarse (Wake-up)) y adaptarla al momento del día en el que te encuentres, a la actividad que vayas a hacer y a tu edad. De esta manera Dyson Lightcycle te brindará la luz más adecuada para cada ocasión.

El plus de esta herramienta es su sistema de enfriamiento constante llamado Heat Pipe, el cual conserva la calidad de la luz de los focos LED por décadas gracias a una tecnología similar a la que se utiliza en los satélites, en la que una gota de agua se coloca dentro de un tubo de cobre sellado al vacío y se encarga de enfriar los focos LED siempre que sea necesario. Lightcycle está diseñada para no hacer ningún cambio de focos durante su vida útil.

Además, su forma ergonómica y flexible permite ubicarla en cualquier espacio de la casa y utilizar luz de forma directa o indirecta, dependiendo el tipo de actividad y cuidando siempre la integridad de tus ojos.

La vista es uno de los tesoros más preciados que tenemos como seres humanos, por ello es fundamental cuidarla día con día y prevenir su deterioro. Esto es posible por medio de una iluminación correcta que no fuerce nuestros ojos y nos permita seguir trabajando desde nuestra casa disminuyendo las consecuencias para nuestra salud visual.