Si bien el “finance cockpit” conlleva el potencial de innovación contra el producto tradicional, así como nuevamente la elección de socios, son los bancos digitales los que tienen la capacidad y recursos más estables para generar dicha opción. 

La próxima generación de bancaseguros no recibirá la atención requerida. Este modelo de alianza representa una gran oportunidad en el mercado; sin embargo, pocos o ninguno de los jugadores tradicionales se está ajustando al perfil requerido en la actualidad, esto debido a que no se han digitalizado al 100% ni han centrado su atención en las necesidades del sector y su clientela. Para el emprendedor de seguros digitales, la alianza entre bancos y aseguradoras enfrentará tres principales desafíos.

Agilidad y capacidades digitales: de la tradición a la nueva era de la bancaseguros mango

Desde hace años, las aseguradoras que poseen una parte considerable del mercado de bancaseguros, en general, lograron crecer ese rubro basándose en pilares como el pertenecer a un grupo bancario que vende a través de sus “compañías hermanas”, o porque pagaron grandes sumas de dinero por anticipado para asegurar exclusivos acuerdos a largo plazo con socios bancarios. Además de seguros incluídos en créditos (automóviles, casas, etc), hay pocas historias de éxito en la bancaseguros tradicional.

Poniendo como ejemplo, el escenario de la venta de seguros a través de un asesor bancario, en la sucursal, es algo que no ha funcionado realmente ya que además de seguros, debe colocar otros productos del banco, que sumado a las campañas de venta por call centers, se han convertido en prácticas odiadas por los clientes, con enormes tasas de cancelación y quejas masivas.

El mundo está en constante y veloz transformación. No es posible pensar en algún negocio o actividad que no esté anexándose al ecosistema digital, y en el caso de la bancaseguros, el futuro está en lo virtual, apoyándose en los bancos digitales o neobancos. Si estos últimos han decidido apostar por el Customer Centricity, es decir, construir e iterar sus productos basados en las necesidades del cliente (aún sacrificando un poco de dinero al corto plazo), queda igual para la bancaseguros y citando al CEO de Mango Life “avanzar mucho en materia de agilidad y capacidades digitales” si es que pretenden no sólo adaptarse, sino aumentar considerablemente la ganancia. El modelo de bancaseguros aún solicita documentos en físico para sus quejas o reclamaciones, si no se agiliza y, sobre todo, se digitalizan al 100% sus servicios, el futuro de esta industria se complicaría demasiado.

¿Matrimonio conservador o poligamia? La elección de aliados y sus consecuencias

El porvenir y crecimiento de la bancaseguros depende casi en su totalidad de la unión con los neobancos, quienes ya trabajan bajo el sistema de customer centricity desde el ecosistema virtual. No obstante, esto también representa un propio desafío para los bancos digitales, quienes en su pase de “generación de usuarios” a una “economía unitaria” (unit economics), han tenido que regalar cuentas de débito de forma gratuita y carecen aún de productos con mayor margen como tarjetas de crédito, seguros, u otros. Y es ahí donde un seguro encuentra cabida, pues podría representar un atractivo 10-30% de margen bruto o comisiones; sin embargo, aunque esto funcione como una solución a gran parte de la problemática, el verdadero reto está en su implementación: desde qué productos ofrecer exactamente o si realizar acuerdos a largo plazo con sumas por adelantado, hasta decidir con quién asociarse (cuando muy pocos jugadores tienen los atributos requeridos) y cuándo ofrecer algo más que comisiones, pasando por la idea de aprovechar la red y conectar con múltiples aseguradoras en línea para ofrecer, sin duda, la mejor cotización.

Esto último nos lleva a otra pregunta muy importante: “¿matrimonio tradicional o poligamia?”. Algunos jugadores de la bancaseguros han optado por adoptar el exitoso modelo de los “aggregators”, que funciona como una plataforma de comparación de precios; lo cual, si bien ha funcionado como una ventaja por la oferta en el mercado, a su vez se vuelve su mayor debilidad al estandarizar el producto y “cerrarse” a la posibilidad de contar con un “amigo cercano” con el cual innovar, resolver o producir un nuevo servicio.

Los datos son de quienes los trabajan: la importancia de “Finance Cockpit” en el porvenir de la bancaseguros  InsurTech

Como en toda transformación digital, el futuro de la bancaseguros dependerá de la gestión de datos. En este caso, el cómo obtener los referentes a las variables para explicar los riesgos a los asegurados de una forma inmediata, cuando los equipos de análisis de los bancos y los actuariales de la aseguradora se encuentran en una área diferente (palabras de Schaefer), es decir, en compañías diferentes.

Lo anterior no sólo supone una razón necesaria para unir bancaseguros con los neobancos, sino también confirmó la cercana aparición de una Finance Cockpit o una cabina de control financiero: una ventana que agrupe todos los proveedores de acceso para cada campo de finanzas en un solo lugar, permitiendo la fusión de ofertas de FinTech e InsurTech en una sola plataforma.

Si bien dicha “finance cockpit” conlleva el potencial de innovación contra el producto tradicional, así como nuevamente la elección de socios, son los bancos digitales los que tienen la capacidad y recursos más estables para generar dicha opción. Razón por la cual la tesis y apuesta de Mango Life resulta no solo innovadora, sino una gran oportunidad de brindarle al usuario tranquilidad, beneficio y agilidad en un sector que lo necesita con urgencia.