Síguenos en

  RSS Google + Facebook Twitter

Addictware Logo

 

Muchas veces, la adopción del IoT aparece vinculada al surgimiento de nuevos golpes cibernéticos, pero se habla poco sobre los fraudes contra los que esa tecnología puede luchar.

image001 14Al inicio de este año, tenía en manos una investigación del IDC que indicaba que el Internet de las cosas (IoT por sus siglas en inglés) movería 8 mil millones de dólares ese año en Brasil. Y a lo largo del año hice un seguimiento a diversas noticias sobre la adopción de esa tecnología por aquí. Es decir, el IoT ya no es solo un asunto sobre el cual vamos a discernir y discutir, ya está presente en nuestro día a día. Y aunque se hable mucho en el mercado sobre los posibles fraudes o golpes que pueden suceder con los dispositivos conectados, solo 5 por ciento de las empresas en nuestra región ven la seguridad como un desafío en su adopción.

Además, yo, particularmente, veo una ventaja en la lucha contra fraudes para empresas y sectores que ya usan el IoT.

IoT y cifrado, aliados en el campo

En unartículo publicado en TI Inside, sobre blockchain e IoT, Gerson Rolim, CIO de The Data Company, afirmó que sería posible evitar fraudes como los descubrimientos en la operación «Carne débil» con el uso del IoT. Él defiende que con el Internet de las Cosas conectado de punta a punta a la producción agrícola y pecuaria y con los datos que se obtienen en el proceso y se almacenan de forma cifrada, la adulteración de datos sería imposible y se podría rastrear con facilidad.

Lo que me parece es que cuando hablamos de conectar dispositivos, en seguida encendemos una luz roja, considerando que los datos estarán no solo conectados a Internet, lo que ya representa un riesgo eminente, sino que diseminados, lo que haría que sea más difícil controlarlos. Sin embargo, al asociar el IoT al cifrado y, además como sugiere Rolim, al blockchain, los fraudes pueden reducirse a prácticamente cero.

El desafío del agua en el mundo y los fraudes conectados a nuestra red

La tecnología es uno de los grandes aliados de la sostenibilidad. Con ella, ha sido posible hacer proyectos de ciudades y casas inteligentes, en las cuales se ahorran recursos naturales. Una de las grandes aplicaciones del IoT en estos proyectos tiene que ver con la pérdida de agua.

Hoy en día, de acuerdo con elinforme anual del SNIS (Sistema Nacional de Informaciones sobre el Saneamiento), Brasil pierde 38 % del agua en los canales de distribución. Esa pérdida proviene de fallas y problemas en la red, por desperdicios y, además, por fraude y conexiones clandestinas.

Sin embargo, con sensores de punta a punta, conectados a sistemas robustos de procesamiento de datos, es mucho más difícil que se produzcan las pérdidas mencionadas por último, o inclusive, son mucho más fáciles de detectar. Lo mismo se aplica para las pérdidas de energía. Es posible, por ejemplo, conectar los sensores a las redes LoRa (de gran alcance y bajo consumo) y monitorear la medición, el flujo y la pérdida en tiempo real.

Asociado a machine learning, un gran aliado de los comerciantes

Un caso más de aplicación conjunto que creo que veremos en acción dentro de muy poco es el Internet de las Cosas asociado al machine learning. Pues bien, si las máquinas están aprendiendo, el flujo de datos para que eso suceda viene de algún lugar, y ¿por qué no de los dispositivos conectados?

Esa ya es una realidad que algunas nuevas empresas orientadas al comercio están proponiendo. A la hora de realizar una compra, por ejemplo, si su sistema de pagos hace un simple cruce de datos, digamos, con la base del Serasa, es posible detectar e indicar un eventual fraude.

Carros conectados llevan más inteligencia al sector de seguros

Para finalizar esta lista, vale la pena hablar sobre la seguridad que los carros conectados pueden brindarnos, así como pueden agilizar los negocios de las aseguradoras. Además de conocer los mejores trayectos y monitorear el mantenimiento de nuestro vehículo dentro de muy poco, los chips instalados pueden darnos la localización exacta del automóvil además de comunicar los últimos trayectos realizados.

Desde el punto de vista del asegurador, la ventaja es obvia. Con un monitoreo del carro asegurado, además de un perfil más detallado y realista del conductor, se pueden combatir fraudes.

Esos son algunos de los ejemplos de cómo el Internet de las Cosas puede encararse como una evolución en lo que respecta a la seguridad de la información. Es obvio que, así como las nuevas tecnologías, pueden surgir nuevos tipos de fraude, pero la inteligencia en combinar la captación y procesamiento de datos de manera inteligente, minimiza los riesgos, además de mejorar las cadenas de producción y de entregas de servicios.