Síguenos en

  RSS Google + Facebook Twitter

Addictware Logo

 

OpenShift 3.10 refuerza las cargas de trabajo inteligentes y sensibles al rendimiento, como inteligencia artificial, ciencias de la información y procesamiento de transacciones financieras, que se ejecutan en Kubernetes mediante funciones como Device Manager, CPU Manager y Hugepages.

RedHat logoEn noviembre de 2017, destacamos nuestra colaboración con socios clave para traer aplicaciones sensibles al rendimiento a Kubernetes y, en última instancia, a Red Hat OpenShift. Con el lanzamiento de hoy de Red Hat OpenShift Container Platform 3.10, nos complace anunciar que la plataforma Kubernetes empresarial de Red Hat ya está en óptimas condiciones de manejar muchas de estas exigentes cargas de trabajo, ofreciendo una plataforma Kubernetes moderna y totalmente abierta sobre la cual ejecutar aplicaciones de próxima generación.

Pero primero echemos un vistazo a los conceptos de “aplicaciones inteligentes y sensibles al rendimiento”. Las empresas se centran en la transformación digital cada vez más (utilizando tecnologías digitales como los contenedores de Linux y Kubernetes) como forma de impulsar ofertas diferenciadas y optimizar la experiencia del cliente. De esta transformación digital surgen nuevas cargas de trabajo —como la inteligencia artificial, el aprendizaje automático y las redes neurales— que consumen y analizan las enormes cantidades de datos creados por la empresa digital para impulsar la innovación. No menos importantes son las actuales aplicaciones para el procesamiento de operaciones financieras y las telecomunicaciones, entre otras, que demandan un alto rendimiento y baja latencia para propiciar la eficiencia.

Sean o no emergentes, a este tipo de cargas de trabajo en una época se las consideraba específicas de los recursos físicos dado que requerían de la velocidad y el rendimiento bruto que se logran de ejecutarlas directamente en hardware de servidores sin ninguna capa de software abstraída.

Eso ya ha dejado de ser así. Gracias al trabajo realizado por Red Hat, nuestros socios y la comunidad de Kubernetes, ahora podemos ofrecer diversas funcionalidades clave dentro de la última versión de Red Hat OpenShift Container Platform que hacen posible ejecutar estas cargas de trabajo en modo de producción. Esto significa que las organizaciones ya no deben depender de mantener hardware específico para determinadas cargas de trabajo o permanecer cautivas de un proveedor de nube para ejecutar estas aplicaciones. Red Hat OpenShift Container Platform 3.10 ofrece más alternativas cuando se trata de sentar las bases para aplicaciones sensibles al rendimiento.

¿Y cuáles son estas funcionalidades?

Hugepages. Una de las novedades presentes en Red Hat OpenShift Container Platform 3.10 es el soporte pleno de hugepages. Las hugepages son una técnica para optimizar el rendimiento comúnmente utilizada para aplicaciones que insumen una gran cantidad de memoria, como las bases de datos, las cargas de trabajo de java, los motores de coincidencias, entre otros. A menudo, estas clases de aplicaciones pueden clasificarse como sensibles al rendimiento y esta incorporación despeja el camino para que estas cargas de trabajo funcionen sobre OpenShift.

La función hugepages –anteriormente sólo disponible como Versión Tecnológica Preliminar–soporta la asignación y el consumo de hugepages pre-asignadas, convirtiéndolas en entidades de primer nivel en OpenShift. Si existen hugepages disponibles en un nodo, el Kubelet las expondrá para que sean utilizadas por las aplicaciones.

CPU Manager. La capacidad de la CPU en OpenShift y Kubernetes se presenta y prevé en mili-núcleos. El comportamiento predeterminado de las aplicaciones ejecutadas en OpenShift es compartir el tiempo de esos mili-núcleos entre todas las CPU disponibles del sistema. Este enfoque funciona para muchas aplicaciones.

Sin embargo, existe una serie de aplicaciones —como la inteligencia artificial, el aprendizaje automático y la ciencia de los datos, para nombrar algunas— cuyo rendimiento se ve afectado por este enfoque de tiempo compartido. La funcionalidad CPU Manager presente en la última versión de Red Hat OpenShift proporciona a estas aplicaciones la forma de programar y garantizar núcleos completos para ser utilizadas por ellas, lo que da como resultado menores errores en el TLB y cambios de contexto, y mejora la residencia del código de la aplicación en la memoria caché de la CPU.

Device Manager. Device Manager es una nueva funcionalidad también presente en Red Hat OpenShift Container Platform 3.10. Device Manager es un componente de Kubelet que provee un mecanismo para anunciar recursos de hardware de nodos especializados con la ayuda de plugins de Kubelet conocidos como plugins de dispositivos. Los plugins de dispositivos son imágenes de contenedores provistas por el proveedor (generalmente daemonsets) que funcionan con el Kubelet para anunciar recursos de hardware, como GPU o FPGA.

Con estas funcionalidades, las organizaciones pueden ejecutar estas aplicaciones sobre OpenShift de manera nativa, ayudando a facilitar la transición entre las plataformas heredadas y las cargas de trabajo contenerizadas ejecutadas sobre Kubernetes. Esto permite una mayor libertad de movimiento de las aplicaciones y amplía las capacidades de cargas de trabajo sensibles al rendimiento en toda la nube híbrida, además de ofrecer más alternativas a las empresas a medida que elaboran sus estrategias de transformación digital para prestar mejores servicios a sus clientes y usuarios finales.





Comentarios

Share on Myspace