Síguenos en

  RSS Google + Facebook Twitter

Addictware Logo

 

Si bien la nube representa un cambio de paradigma en el modelo de adquisición de tecnología también resuelve la complejidad de administración, actualización y mantenimiento del ambiente de cómputo, aunque su beneficio principal es la disponibilidad total de la información, bajo cualquier dispositivo y en desde cualquier lugar.       

oracle logoA todos les ha pasado, encender el equipo y darse cuenta que la información ha desaparecido, pudo ser un archivo de texto, una hoja de cálculo o fotografías de sus últimas vacaciones. Aunque algunos se pueden recuperar, el trabajo al buscar, consultar, recuperar y actualizar información cuesta tiempo, dinero y sobre todo esfuerzo; y en una época en que la velocidad para obtener información es clave para el funcionamiento apropiado de las empresas y los usuarios en general, es primordial que la cultura de prevención sea integral.

Si se dibuja una línea de tiempo, se han desarrollado medios de almacenamiento que han quedado obsoletos desde discos compactos, a unidades USB, discos duros extraíbles hasta DPRs (Disaster Recovery Plan) y sistemas de almacenamiento físicos como NAS. La particularidad que los caracteriza es que para acceder a su información es necesario tenerlos a la mano, físicamente y/o tener un dispositivo que sea capaz de leerlos. Con el paso de los años, los equipos modernos han omitido los medios para su lectura, los CDs y DVDs, por ejemplo. Por esto es importante contar con una solución que permita conservar la información disponible y actualizada en tiempo real, y a su vez que el acceso a ella sea sencillo; en la actualidad el almacenamiento de datos voltea hacia la nube

Actualmente, el uso de las aplicaciones y soluciones en la nube para mantener la información al alcance y actualizada en cualquier momento, es una gran ventaja que puede aprovecharse para aumentar la productividad. Sin embargo, pensar en migrar toda la información a un repositorio intangible, ha generado dudas por parte de las industrias, ¿deberían subirse los datos a la nube? ¿qué pasaría si esta información es robada, hackeada o alterada?

Estos titubeos, generadas en los albores del almacenamiento en línea han sido disminuidos de forma paulatina por una lenta pero constante mejora en los servicios ofrecidos en la nube, los cuales han permitido la disponibilidad e inmediatez de la información tal como el usuario lo desea. Esta transformación de pensamiento, pero también de conducta, es un proceso de evangelización y de redescubrimiento de los usos de la tecnología.

Si bien la nube representa un cambio de paradigma en el modelo de adquisición de tecnología también resuelve la complejidad de administración, actualización y mantenimiento del ambiente de cómputo, aunque su beneficio principal es la disponibilidad total de la información, bajo cualquier dispositivo y en desde cualquier lugar, que junto con la flexibilidad de acceso a aplicaciones empresariales, la nube logra que la información permanezca en un ambiente disponible, flexible, y seguro.

En un momento en que estar conectados y disponer de los datos en cualquier momento dejó de ser un lujo y ya es una necesidad, los usuarios exigen altos niveles de velocidad, demandan que, al abrir una aplicación, la información esté disponible y lo más actualizada posible. Estas peticiones deben ser cubiertas por su proveedor de servicio, deben reconocer como una de sus máximas prioridades adoptar las soluciones en la nube, en cualquier esquema, para satisfacer las necesidades del negocio, brindar servicios hechos a la medida y así dar el primer paso hacia un ecosistema en el que la nube se convierta en el eje que rija los negocios modernos.

Confiar en la nube es el primer escalón para transformarse a la era digital.





Comentarios

Share on Myspace