La Segunda Etapa comprende el registro fotográfico de la Colección Etnográfica; seguimiento a la digitalización de los materiales del Archivo Histórico, así como de la Obra Moderna y Contemporánea del Museo.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia, el Museo Nacional de Antropología y Canon Mexicana arrancó la segunda etapa del Proyecto de Digitalización que comprende el registro de las Colecciones Etnográficas en exhibición y el seguimiento a la digitalización de los materiales del Archivo Histórico, así como de la Obra Moderna y Contemporánea.canon digitalizacion

Para tener los mejores resultados en la digitalización, se utiliza equipo especializado de captura CANON EOS 5D Mark III a 23 megapixeles, en formato RAW y óptica Serie L 100mm – 50 mm macro y 17 mm, con un registro de 5 a 24 fotografías por pieza, parta que las fotografías sean lo más fieles a las piezas y se distingan claramente los colores, materiales, texturas y técnicas de manufactura de cada una.

Para lograr los mejores resultados, se utiliza equipo especializado de captura CANON EOS 5D Mark III a 23 megapixeles, en formato RAW y óptica Serie L 100mm – 50 mm macro y 17 mm, con un registro de 5 a 24 fotografías por pieza.  Esto con el objetivo de que las fotografías sean lo más fieles a las piezas y se distingan claramente los colores, materiales, texturas y técnicas de manufactura de cada una.

En el año 2010 se creó el Proyecto de Digitalización de las Colecciones del Museo Nacional de Antropología, que surgió con el objetivo de crear el primer banco de imágenes digitales en alta resolución de las colecciones arqueológicas.

Como resultado de la primera etapa del proyecto, durante los últimos cinco años se digitalizaron las colecciones arqueológicas en exhibición que constan de un acervo de más de 7 mil piezas, y se arrancó con el acervo del Archivo Histórico y la Obra Moderna y Contemporánea del Museo.

Para la digitalización de los murales se trabaja con el método de gigapixel, para obtener fotografías de gran resolución de los murales. Este gran formato permite observar a detalle las obras, estudiar la técnica, visualizar los colores, lo que proporciona a los restauradores información fiel para la conservación de las pinturas.