AT&T comparte una entrevista realizada a Ana Michelle Concepción, Vicepresidenta y Directora General de Venta Empresarial Soluciones de Negocio de AT&T en México.

ATT logo

En tu opinión, ¿cuáles serán los cambios más representativos que han visto que las empresas han aplicado debido a COVID-19?

Ana Michelle Concepción: La pandemia ha cambiado significativamente el diario vivir del ser humano y, por consiguiente, de las empresas. Todas las empresas han tenido que adaptarse rápidamente a ofrecer sus productos y servicios a la misma vez que responsablemente cumplen con mantener cuarentena y distancia social. Debido a esto hemos visto cómo las empresas se han dedicado a hacer más eficientes las operaciones, conectar a los empleados y los clientes de forma remota, y a lograr una transformación digital.

De acuerdo al tamaño y las necesidades de las empresas, hemos trabajado con empresas que quieren acelerar la digitalización de sus procesos, incursionar en el mundo del e-commerce, proveer mensajería masiva a sus clientes, incrementar la medición de su personal, incrementar sus flotillas y el monitoreo de las mismas. En adición, hemos trabajado con integradores que han creado soluciones de Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) para el sector de la salud y otros segmentos. Algo en común ha sido ver a las empresas reduciendo sus gastos, a la vez que invierten en tecnología para la maximización de sus recursos.

¿Qué recomendaciones podrías dar a MiPyMES, negocios y grandes empresas para llevar de mejor manera este momento?

AMC: Esta situación nos tomó por sorpresa a todos. Las empresas no contábamos con todas las herramientas que necesitábamos. El enfoque debe estar en cómo acercarnos a las personas, ya que las empresas están construidas por ellas, son quienes las que mueven y logran el crecimiento de los negocios y de la economía.

Hay que evaluar cómo y cuáles son las herramientas que se están utilizando para mantener ese contacto. Las herramientas que selecciones deben ayudar y dirigir a las empresas a la automatización, medición, protección y digitalización, esto para ser más eficientes y efectivos.

Después, las empresas deben asegurar el nivel de producción adecuado y medir el trabajo desde casa, seguido de un plan para reevaluar los recursos tecnológicos que hay en cada empresa. Con mínima inversión se puede monitorear lo que hace la gente y la productividad. Sin importar en dónde estén, podemos lograr la comunicación en línea, con la más alta seguridad.

Finalmente, hay que evolucionar la manera de ver el negocio mirando no solamente a COVID-19, sino a futuro: una vez que esto empiece a normalizarse, prepararse para adaptar más tecnología en el negocio. Por ejemplo, cuando apareció el SARS en Asia, hubo un alza en el e-commerce. Por un momento la gente y los negocios se preguntaban si esa alza iba a bajar al terminar la crisis, y la respuesta fue que no. Cuando volvemos a la historia, vemos que el e-commerce se mantuvo y se ha desarrollado. Esas tecnologías vienen para quedarse, así que debemos de considerar tecnología para que la empresa siga progresando, pero, sobre todo, para que esté preparada para el nuevo mundo al que nos vamos a estar enfrentando.

Como AT&T, ¿qué han aprendido de las empresas a quienes ofrecen soluciones en conectividad y tecnología? ¿Qué aprendizajes tienen de sus clientes?

AMC: Nuestro trabajo en AT&T Enterprise Business Solutions es aprender de los clientes constantemente. Lo más importante que hemos aprendido durante la pandemia es que no podemos ser solo los mejores proveedores de telecomunicaciones en México, tenemos que ser los socios de cada uno de nuestros clientes. Hoy más que nunca, necesitan a un socio que los escuche y los ayude a diseñar soluciones para poder estar más cerca, mientras estamos físicamente más lejos.

Tenemos clientes que llegan con nosotros para resolver un problema, que buscan tener reportes más detallados o incluso necesitan reinventar el uso de sus tarjetas SIM que ya no usarán por cambios o porque han rediseñado su fuerza laboral.

Así que nuestro aprendizaje con cada una de ellas ha sido entender en dónde está esa empresa, si está revitalizándose, transformándose o cayéndose con esta situación y cómo podemos proveer herramientas y maximizar recursos de tecnología y telecomunicaciones.

¿Cuáles aprendizajes consideras que deberán fortalecerse y/o mantenerse en el camino pospandemia?

AMC: Creo que las empresas deben evaluar la importancia de adoptar la tecnología y comunicaciones para subsistir después de la pandemia. Sin dudarlo, el cliente final va a cambiar la forma en la que ofrece y recibe sus servicios, y en AT&T en México estamos para ayudarlos en ese camino.

La pandemia y el aislamiento social cambió el mundo y los negocios tal como se conocían. Mientras que para algunas empresas la pandemia fue un catalizador de cambios que les permitió avanzar rápidamente e introducirse en escenarios que solo habían comenzado a explorar, como la digitalización de sus operaciones, para otros el aislamiento obligatorio significó la parálisis de operaciones y ventas. Las organizaciones, incluyendo el gobierno, tienen que volverse ágiles y tener la capacidad de cambiar los modelos con urgencia. Ha sido claro que las empresas más adelantadas en sus procesos de digitalización han sido y serán las mejores preparadas para tener la velocidad y resiliencia necesaria para ser exitosos en esta nueva era.