Síguenos en

  RSS Google + Facebook Twitter

Addictware Logo

 

El desarrollo de programas incentivos, planes de carrera y mejor ambiente laboral ayudará a retener el talento en las empresas.

hays logoPara reducir el alto nivel de rotación de personal en las empresas mexicanas, que es el más elevado de América Latina, los negocios deben reconocer el talento como un activo crítico para la compañía y definir estrategias que permitan localizar a los más destacados y retenerlo.

Hays indica que los departamentos de RRHH tienen a un nuevo desafío que es la retención del talento, ya que la escasez de profesionales calificados en determinados sectores y especialidades han ocasionado un incremento en la demanda de profesionales y una inflación salarial que se traducen en mayor rotación, que descapitaliza de talento a las empresas y altera el ritmo de los negocios.

La rotación de personal genera pérdidas a las empresas, tanto económicas como de competitividad. El problema tiene múltiples orígenes; el principal está en un sistema educativo que no atiende las necesidades del mercado, de manera que existe una desconexión dramática entre la formación académica y lo que requieren las empresas. Mientras este aspecto no mejore, las empresas buscarán talento fuera de las fronteras o dentro de otras organizaciones, creando un flujo laboral que infla artificialmente los salarios.

Al respecto, se recomienda a las empresas la implementación de programas de retención de talento, que es una práctica habitual en otros países con problemas similares.

Muchos profesionistas que han cambiado de trabajo sólo por un mejor salario se sienten desencantados al transcurrir el tiempo y vuelven a cambiar, lo que limita la competitividad y afecta el mercado laboral.

Hays sugiere que un buen programa de retención de talento debe incluir planes de sucesión y planes de desarrollo de una carrera profesional dentro de la empresa; asimismo, no se debe dejar a un lado el hecho de analizar  y mejorar aspectos como el estilo de liderazgo, la libertad de decisión y acción que tienen los empleados, la claridad respecto a los objetivos y las expectativas del negocio o el clima laboral.

Las empresas deben ser capaces de entender sus necesidades y aspiraciones, para ofrecer un mejor equilibrio entre la vida laboral y personal, con la oportunidad de enfrentarse a nuevos retos constantemente. Al mismo tiempo, la empresa debe ser capaz de monitorear la efectividad o no de las iniciativas y medir el valor del capital humano que tiene. 





Comentarios

Share on Myspace